Saltar al contenido

Guía de viaje a Bruselas, Brujas, Gante, Amberes y Amsterdam

23 junio, 2018
guia-viaje-amsterdam

El viaje comenzó con un vuelo de la compañía Vueling Sevilla-Bruselas, de poco más de dos horas de duración, no sin antes dejar el coche en el aeropuerto, contratamos con una compañía el aparcamiento del coche, mucho más barato que en el propio aeropuerto, un chico te recoge el coche y luego te lo lleva a tu llegada, todo por poco más de 6 euros al día.

A la llegada al Aeropuerto de Bruselas, caminamos más de 10 minutos en busca de las maletas. Una vez recogidas, seguimos las indicaciones a la planta superior y montamos en tren, previo pago en taquilla de 5,10 euros, para el traslado a la ciudad. Este tren hace paradas en las tres grandes estaciones de la ciudad: Midi, Central y Norte, podrás bajar en cualquiera de ellas.

Un paseo por Bruselas

El hotel escogido fue Husa President Park, de 4 estrellas a 50 euros la noche con desayuno buffet, muy cerca de la estación central, zona financiera y a tan sólo 15 minutos a pie del centro. La cercanía del hotel con la estación fue para hacer más rápidos los traslados a las demás ciudades que posteriormente visitaríamos. Hotel limpio, con un desayuno con mucha variedad y personal muy amable, nos permitieron dejar una de las maletas en el hotel para no tenerla que llevar los dos días que estuvimos en Amsterdam.

En Bruselas, el billete de metro costó 1,70 euros, siendo 12,50 el bono de 10 viajes. Cuidado, las máquinas no admiten billetes, para sacar los bonos deberás ir a una de las oficinas que hay en las estaciones de metro principales.

Visitas

Lo más importante de la ciudad es la plaza de Grand Place, numerosos atractivos edificios a su alrededor, en una de las calles que desembocan en esta plaza está el Manneken-Pis, no tiene mucho que ver, es una pequeña estatua de un niño haciendo pis, pero como es famoso en la ciudad, pues a por la foto de rigor.

En la ciudad existen 3 zonas diferenciadas, la primera es la ya citada, la gran plaza y sus alrededores, la segunda es la zona europea, donde están los edificios y sedes más importantes de la unión europea; y por último la zona del gran átomo, donde se encuentra tambien el bruspark, un parque con varios atractivos, destacando el mini-europa, que son maquetas a escala real de los principales monumentos de Europa.

En lo que a gastronomía se refiere, no te vengas sin probar los deliciosos gofres con una gran variedad de añadidos (nata, chocolate, frutas), junto al Manneken-Pis hay una tienda donde los hacen muy buenos.

Un día es suficiente para visitar la ciudad.

Otros

El chocolate belga es muy famoso, junto a la gran plaza encontrarás numerosas tiendas sólo de chocolate.

Junto a la Grand Place, existen un par de calles (Bouchers, Gretry) repletas de restaurantes turísticos, carteles con menús a 10, 12 o 15 euros llenan las entradas de los restaurantes y te invitan a que entres, pues no merece la pena, el menú es pésimo, la bebida entra en el menú pero es un “chupito” de tinto, si quieres agua tienes que pagarlo a parte, como primer plato una croqueta… vamos, mejor evitar estos restaurantes.

Para los que vayan con bajo presupuesto, existe un Carrefour Express en la calle XXX, junto a la gran plaza, allí encontraréis comidas a bajo precio y sobre todo agua fresca embotellada a menos de un euro.

Escapada a Amsterdam

Desde Bruselas, cogimos un tren internacional dirección Amsterdam. La ida y la vuelta nos costó 75 euros por persona, a la llegada, andamos hacia el hotel, unos 20 minutos, pero como íbamos mirándolo todo, ni nos enteramos. Entramos en una oficina de turismo y no había mapas gratuitos, costaban 2,50 euros. Aconsejamos llevar uno o pedir después en el hotel, que te lo ofrecerán gratuitamente y ahorraréis este coste.

Nos alojamos en el hotel Mozart, 75 euros la noche con desayuno, nos atendieron muy bien, facilitándonos mapas y explicándonos la zona, la habitación limpia, aunque bastante chica. El desayuno con zumos, café, huevos duros, leche, chacinas y pan, lo normal, excepto tostador que no había. Los hoteles suelen ser caros y casi todos con los baños compartidos, elegimos este por que tenía los baños privados.

El barrio rojo

La plaza del Dam, la plaza principal y más céntrica de la ciudad, en ella se pueden apreciar edificios importantes como una iglesia o el ayuntamiento. Desde ella salen varias calles importantes de la ciudad, una de ellas es Warmosstraat, plagada de coffee shops y tiendas de sexo, una tienda curiosa es la condonería, de todos los colores, sabores y tamaños. Andando por esta calle y girando a la derecha hacia la iglesia de Toude Kerk encontraremos el barrio rojo, donde las luces rojas avisan de los escaparates con chicas que ejercen la prostitución, hay dos calles estrechas (Trompeters es una de ellas) a ambos lados del coffee shop Bull Dog, donde podéis apreciar estos escaparatescon numerosas chicas.

Los coffeeshops

En los coffeeshops sino fumas, no haces nada, un olor insoportable a mariguana flotará sobre los locales, nosotros entramos en el Bull Dog, por eso de ser el primero de Amsterdam, no había nada de alcohol, ni siquiera cerveza, nos pedimos dos refrescos a 2,20 euros cada uno y estuvimos 15 minutos aguantando las bofetadas de mariguana sobre todo y de vez en cuando, alguna que otra de hachis, la mayoria de la gente bebía redbull a la vez que fumaban como carreteros. Una curiosidad, está prohibido fumar tabaco, si como lo leen, ellos te aconsejan que uses pipas o te facilitan diferentes tipos de yerbas para que las mezcles con la mariguana y no tengas que utilizar tabaco.

Los museos

Existen varios museos como el Rijkmuseum el más importante, delante de este museo existe un parque con las famosas letras I AM STERDAM, donde tienes que ir a por una foto. Otro museo muy visitado es la casa de Anne Frank, en la calle Prinsengracht número 267 donde una multitud de turistas hacen cola cada día para visitas la casa donde se refugió esta familia en la segunda guerra mundial. Otras opciones son el Van Loon, el museo histórico o el Van Gogh.

En la plaza del Dam se encuentra una sucursal del museo de cera de Londres Madame Tussauds, donde tambien decenas de turistas hacen cola en la puerta para su visita, su precio es de 20 euros antes de las 3 de la tarde y 17 después. Otras atracciones de este tipo son el museo de la Tortura en la calle Singel, el museo del sexo o la casa del miedo en la calle Rokin.

Las bicicletas

Los paseos en bicicleta es algo clásico en la ciudad, está toda estructurada perfectamente para la conducción de bicicletas, ni un solo escalón, carriles bicis por todos lados y lo mejor de todo, tienen preferencia sobre los peatones, un toque al timbre y comprobarás como se apartan los viandantes, esó sí, te ciudado cuando vayas a pie te tocará a ti apartarte ante las bicicletas. Nosotros alquilamos las bicicletas en Yellow Bikes están en la calle Nieuwezijds kolk esquina con Voorburgwal, su precio era 5 euros 2 horas, 7 euros 3 horas o 10 euros las 24 horas, te piden una fianza de 50 euros y te dan la opción de un seguro de robo de 3 euros por si te la roban, que en caso de que así sea, deberán pagar 300 euros si no tienes dicho seguro.

Los canales

Por los canales hay varias formas pasear, existen grandes barcos acristalados de visita turística, su precio oscila entre unos 20 euros, junto a estación central o el Rijkmuseum están algunos de los kioskos de compra de tickets y punto de partida. Otras opciones son las barcas a motor, a unos 50 euros la hora, o barcas de hidropedales.

Gastronomía

Son numerosos los puestos callejeros que podrás ver paseando por la ciudad. Hot dogs, o pescados crudos son algunos de ellos, estos últimos son típicos de la zona, se sirven con cebolla o pepinillos y se comen crudos, son una especie de arenques.

Son muy curiosas las tiendas FEBO, donde la comida se encuentra dentro de unos casilleos que podrán abrir al insertar su precio en monedas, hay hamburguesas, sándwiches o unas croquetas crujientes rellenas de carne, típicas tambien de la zona.

Lo que debéis probar antes de veniros son las patatas fritas, veréis mucha gente andando o sentados en plazas, con su cartucho de patatas. Se frien dos veces para servirlas crujientes, llevan salsa, normalmente mayonesa o Ketchup, aunque probamos una con queso cheddar buenísima. Las mejores papas están en una de las pequeñas calles que salen de la plaza Spui, concretamente la Voetboogstraat aunque las de la calle Damstraat, junto al Dam, son la de la salsa de queso.

Si vuestro presupuesto es ajustado, existen numerosos supermercados Albert Heijn, uno de ellos está en la calle Koningspln con Singel, en estas tiendas hay una gran variedad que comida elaborada listas para consumir: sándwiches, ensaladas, bocadillos, etc. Su precio y calidad están muy bien.

Mercadillos

Están abiertos hasta las 5 de la tarde, el de la calle Albert Cuypstrat, hay uno donde venden todo tipo de productos: ropa (muy cara), frutas, menaje… Es ideal para comprar algún recuerdo de la ciudad, es mucho más barato que en las tiendas del centro. Si queréis llevaros algún tipo de queso, aprovechad tambien este mercado para comprarlo, están baratos y podréis llevaros pequeños trozos de las distintas variedades.

El mercado de las flores está en la calle del canal singel, junto a Konings Plein, donde encontrarás todo tipo de flores y semillas, incluidas de mariguana.

Hay otro mercadillo con todo tipo de productos en la calle waterloopln.

Transporte

El más rápido es el tranvía, aunque nosotros fuimos a todos los sitios andando, es un medio de transporte que funciona muy bien, en unos minutos podrás estar en la otra zona del centro. Su precio es de 2,60 euros, aunque existen bonos de 1, 2, 3 o 7 días que abaratarán el coste. Los bonos y billetes se compran en la estación central o en el mismo tranvía, que en la zona trasera, hay una taquilla con un vendedor.

Otra opción es el metro, si queréis desplazaros a los alrededores de la ciudad..

Otros

El acceso a los aseos públicos suele costar dinero, en bares, tiendas o parques, te costará entre 20 y 50 centimos acceder un water. Junto a los canales, existen urinarios de chapa verde, donde los hombres podrán orinar de forma gratuita, eso sí, a cambio de un fuere olor que se hace casi insoportable.

guia-viaje-paises-bajos

Un día en Brujas

De vuelta de Amsterdam en el tren internacional llegamos a Bruselas, casi tres horas de tren y check-in de nuevo en el hotel, nos asignaron habitación, dejamos las maletas y en media hora estabamos de nuevo en la estación rumbo a Brujas. Para esta ocasión compramos el Rail Pass, un billete de 10 viajes con el que puedes hacer cualquiera de los trayectos dentro de Bélgica, su precio fue de 74 euros.

Llegamos en una hora a la estación de Brujas, caminamos bordeando el parque y nos adentramos en la zona central. Dos grandes plazas se llevan todo el protagonismo de la ciudad Markt y Burg. Paseamos por lo alrededores, viendo los preciosos canales, puentes y edificios. En el Markt se encuentran dos puestos de patatas típicas belgas y varios restaurantes. Nosotros subimos al Quick, como el McDonald y almorzamos en la planta superior con unas bonitas vistas a la plaza. En el Burg, famosa plaza porque aglutina edificios de muy distintas épocas, medieval, renacentista e incluso contemporánea. Hay dos capillas en la esquina, una en la parte superior llamada ‘Sangre de Cristo’, en donde hay un pequeño museo donde reposa, según dicen, un frasco con sangre original de Jesucristo, el acceso a la capilla es gratuito, al museo 1,50 euros. Bajo esta capilla, hay una de la época romana, preciosa tenéis que visitarla, la entrada gratuita.

Hay varias formas de visitar la ciudad si no lo quieres hacer a pie, por 7 euros podrás dar un paseo en barca por los canales con su correspondiente explicación en francés. También es posible hacerlo en coche de caballos, una larga cola esperaba la llegada de este tipo de transporte. Las calles están inundadas por chocolaterías con todo tipo de chocolates y formas, tambien hay muchas tiendas de encajes y recuerdos.

Para los que vayan con el presupuesto ajustado, existe un Carrefour Express en la calle Kateijnestraat, con numerosas opciones de comidas elaboradas y muchos tipos de chocolates, algunos incluso los mismos que vendían en las chocolaterías a un precio más elevado. Además, el Carrefour tiene a disposición de los clientes varios hornos-microondas para poder calentar los productos que compréis, sin duda, una buena opción.

De visita por Gante

Salida por la mañana y montamos en el tren dirección Gante. Unos 30 minutos y llegada a la estación central. Seguimos las indicaciones hacia la parada del tranvía número 1. Sacamos los billetes en las maquinas expendedoras que están junto a la parada y montamos en él, fue algo confuso, pues en la cabecera del tranvía no aparecía el número, preguntamos y un señor nos confirmó que era ese el que nos llevaba al centro. El tranvía no realizó ninguna parada, excepto la que nos tocaba, que fue Veldstraat.

De ahí caminamos hacia el centro con ayuda del mapa y llegamos a la plaza antigua, fue impresionante, el reloj marcaba las 9 de la mañana y había poquísima gente en la calle, las terrazas sin montar… perfecto para realizar unas cuantas fotos y panorámicas.

Luego paseamos por la calle paralela a esta plaza, una calle con un canal con un entorno espectacular, era en esta calle donde se encuentran las barcas donde podrás pasear por los canales, su precio era 6 euros. Dos puentes y junto a uno de estos una iglesia al nivel del agua, nos encantó este trocito de Gante.

Luego fuimos en busca de la Catedral, su entrada era gratuita, excepto la capilla de la famosa pintura de ‘La adoración del cordero místico’, una de las obras más importantes del norte de Europa y por la que había que pagar 4 euros con la audioguía incluida. Si no queréis pagarlo, podéis ver el cuadro entre los barrotes de la capilla y luego en otra de las capillas hay una reproducción a menor escala, donde podréis fijaros en los detalles y leer vuestra guía.

Por último, al otro lado de la plaza de la entrada de la catedral, se encuentran unas escalinatas por las que tendrás que subir para hacer la visita al XXX. En esta torre podrás contemplar unas vistas impresionantes de la ciudad, pasando por unas pequeñas ruinas y unas exposición y explicación de la fabricación y toque de las campanas. La visita cuesta 5 euros y te ofrecen un folleto explicativo de lo que vas a ver, eso sí, en francés o inglés. En la entrada, tendrás la oportunidad de coger un mapa gratuito de la ciudad y unos folletos tambien en inglés.

Medio día y la ciudad casi vista, vuelta a la estación y rumbo a Amberes.

Visitando Amberes

Los horarios entre Gante y Amberes son muy buenos, sale un tren cada 15-20 minutos aproximadamente y el tiempo es de una hora entre una ciudad y otra.

Llegada a la estación, espectacular por cierto el edificio, salimos hacia la calle XXX y caminamos todo recto entre restaurantes y tiendas de todo tipo. Al final de esta calle desembocarás en una placita que te llevará directamente a la plaza de la catedral. Antes, nos desviamos por una calle perpendicular que da directamente a San Jacobs, una iglesia que posee importantes tripticos de Rubens y en la que reposan los restos de este famoso pintor. El precio de la entrada era de 2 euros. De ahí, bordeando la Catedral y su torre de los relojes, llegamos a la plaza de la catedral, accedimos a este templo, había una exposición de pinturas relacionadas con Rubens, 4 euros costaba acceder, aunque podías acceder por otra puerta destinada a los que querían rezar, entramos por ahí e hicimos algunas fotos.

De ahí caminamos hacia la plaza del Grote Markt, la plaza principal donde está el ayuntamiento y el monumento, fotito y caminamos a una de las calles adyadcentes (Kuipersstraat) donde se encuentra uno de los edificios más característicos de Amberes, con ladrillo rojo, de ahí salimos hacia el río y vimos un castillo que junto a la orilla reposa.

Luego un alto en el camino y nos sentamos en unos de los bares de la plaza, donde degustamos varios tipos de cervezas belgas, el precio normal, a 1,50 euros la copa.

Guía de viaje a Bruselas, Brujas, Gante, Amberes y Amsterdam
Deja tu voto!