Saltar al contenido

Guía de viaje a Florencia [Italia] – Capital de la Toscana

23 junio, 2018
guia-viaje-florencia

Florencia, la capital de la región italiana de la Toscana, tiene aproximadamente 400.000 habitantes. Es una ciudad preciosa, situada junto al Arno, y en la que la cultura tiene un papel fundamental. Cuando paseéis por el centro histórico, que es casi totalmente peatonal, os recomiendo que os fijéis en sus edificios, porque la arquitectura es sorprendente.

Florencia es una visita obligada para los amantes del arte. Con museos como la Galería de los Uffizi o la Academia- donde se puede contemplar la conocidísima estatua del David, de Miguel Ángel- o construcciones como el Ponte Vecchio o el Duomo, Florencia es el principal punto de referencia del arte renacentista en Europa y, sin duda, una de las principales capitales monumentales europeas.

Un paseo por el centro histórico de Florencia es una experiencia única para un turista. Una ciudad de la que, quienes han estado, guardan un recuerdo imborrable y recomiendan a todos sus conocidos. Florencia es arte y belleza por los cuatro costados.

Con esta guía de Florencia intentamos que tengas una pequeña impresión de lo que no puedes perderte a la hora de visitar la ciudad o sus alrededores. Los monumentos y lugares de interés de Florencia que no deberías perderte, las excursiones cercanas por la región de la Toscana que pueden completar tu viaje o algunos consejos prácticos que harán más sencilla tu estancia en la ciudad de Florencia.

Además, si tienes la suerte de tener que estudiar o trabajar en Florencia por algún tiempo, hemos incluido una sección con algunas recomendaciones y consejos que te resultarán muy útiles a la hora de adaptarte a la vida de la ciudad.

Deseamos que tu estancia en Florencia sea lo mejor posible. Es una ciudad digna de disfrutarse.

Transporte en Florencia

Transporte público

La red de autobuses es muy fácil de entender y está dirigida por la Azienda Trasporti Area Fiorentina- ATAF (tel: (800) 424 500, diario 07.00-20.00; página web: http://www.ataf.net/). Los aubuses funcionan desde las 05.30 hasta las 00.00. Los billetes cuestan 1€ y duran 60 minutos, permitiéndole cambiar de autobuses cuanto quiera durante una hora. Se pueden comprar los billetes en los estancos (Tabacchi), cafeterías, en Box Ataf en Piazza Stazione y en las máquinas expendedoras de billetes. También se pueden comprar en el mismo autobús, auque sólo entre las 21.00 y las 06.00, a un precio de 1,50€.

Los viajeros deben picar el billete en la máquina a la entrada del autobús. Hay además bonobuses a disposición de los viajeros, a los siguientes precios: tres horas (1,80€), veinticuatro horas (4,50€), dos días (7,60€), tres días (8,60€) y siete días (16€). Los bonos se pueden comprar en estancos, cafeterías y en las máquinas expendedoras de billetes.

Sin embargo, la mejor manera de recorrer Florencia es a pie. El centro de la ciudad es muy compacto con que es muy fácil de ver. Se recomienda comprar un buen mapa callejero, aunque el perderse por sus callejuelas empedradas puede ser una experiencia muy agradable.

Taxis en Florencia

Se puede intentar parar un taxi por la calle, aunque la mayoría de ellos no suelen prestar atención. Por lo tanto se recomienda coger un taxi en sus paradas asignadas (fuera de la estación de tren y las principales zonas turísticas) o bien llamarlo por teléfono con antelación. La empresa de taxis es Radio-Taxi (tel: (055) 4242 ó 4390 ó 4499 ó 4798; página web: www.comune.firenze.it/tariffe/taxi/htm). La tarifa mínima suele ser de 5€. El contador comienza con 2,50€ y cobran 0,80€ por kilómetro recorrido. Además hay suplementos adicionales por equipaje (máximo 4 piezas), nocturnidad, domingos y festivos. Se tiende a dejar una propina del 10%-15%.

Limusinas

Se pueden alquilar coches de lujo, con chófer, a través de International Limousine Service (tel: (041) 520 6565; fax: (041) 520 8396; página web: http://www.limointernational.com/) o Mundocars (tel/fax: (055) 598 644; página web: http://www.mundolimousine.com/). Un Mercedes 200 cuesta un poco menos de 400€ por ocho horas. Las grandes limusinas hay que reservarlas con antelación y suelen costar 700€ por ocho horas.

Conduciendo por la ciudad

Puesto que el centro de la ciudad es tan compacto, no hay ninguna necesidad de conducir por Florencia. El tráfico por el centro-ciudad sólo se permite a médicos, taxis, furgonetas de mercancía y a los clientes de los hoteles de lujo del centro (sólo para aparcar).

Para aquellos que se dirijan a Florencia en coche para pasar el día, se les recomienda aparcar en los aparcamientos vigilados que cuestan 1,50€ por cada una de las dos primeras horas y 2€ por las siguientes. No se puede aparca en las zonas azules por más de dos horas, a diferencia de las zonas amarillas, donde se paga 1€ por la primera hora y 5€ por las horas sucesivas. Aquellos que busquen un aparcamiento más económico, se les recomienda ir al aparcamiento de la Piazza della Stazione, que cuesta 2€ por cada una de las dos primeras horas, y 3€ por las siguientes.

Alternativamente, se puede aparcar en Parterre, cerca de la Piazza della Calza, o en Oltrana, cerca de Porta Romana- donde se puede comprar un pase turista que cuesta 15€ por 24 horas, si pasa al menos una noche en la ciudad, y 55€ por una semana. Firenze Parcheggi (tel: (055) 500 1994 ó 503 021; página web: http://www.firenzeparcheggi.it/) ofrece más información sobre el aparcamiento en Florencia.

Alquiler de coches en las Toscana

Las principales compañías de alquiler de coches tienen oficinas en Florencia: Avis, Borgo Ognissanti 128r (tel: (055) 213 629; página web: http://www.avisautonoleggio.it/), Hertz, Via Maso Finiguerra 33r (tel: (055) 239 8205; página web: http://www.hertz.it/), y Maggiore, Via Maso Finiguerra 11r (tel: (055) 294 578; página web: http://www.maggiore.it/). La edad mínima para alquilar un coche es de 23 años, aunque depende de cada compañía.

Aquellos conductores que no cuenten con un permiso de conducir europeo, deberán presentar un Permiso de Conducir Internacional. El alquiler de coches en Italia es bastante caro, alrededor de 225€-700€ por una semana. El seguro básico se incluye normalmente en el precio, pero siempre se puede ampliar el alcance del seguro pagando un suplemento.

Alquiler de bicicletas y motocicletas

Al igual que en Roma, en Florencia también se pueden alquilar ciclomotores y escúteres en sitios como Alinari, Via Guelfa 85r (tel: (055) 280 500; página web: http://www.alinarirental.com/), justo al norte del mercado. El alquiler de escúteres cuesta 8€ por hora ó 28€ por un día. La edad mínima para alquilar un escúter es de 18 años. Aquellos que deseen explorar las colinas florentinas, pueden alquilar bicicletas de montaña en Alinari por 18€ al día. También hay montañas más básicas, con las que puede recorrer el Ponte Vecchio, con precios que empiezan desde los 12€ al día.

Florence by bike, Via S Sanobi 120-122r (tel: (055) 488 992; página web: http://www.florencebybike.it/) también alquila bicicletas y escúteres. Un escúter de 50cc suele costar 23€ por cinco horas y 150€ por una semana, mientras que las bicicletas de montaña cuestan 3,70€ por una hora y 46,50€ por tres días. Las bicicletas de ciudad son más baratas, tan sólo 2,70€ por hora y 32€ por tres días.

También se pueden alquilar coches eléctricos en el centro-ciudad, a través de Elettrocarental, Via del Ponte Sospeso 8A (tel: (055) 714 854; página web: http://www.sologiallo.it/). El alquiler por una hora cuesta 18€ y por un día son 66€.

QUÉ VISITAR EN FLORENCIA

Florencia se recorre a pie, no sólo porque no es excesivamente grande, si no porque la mayoría del centro histórico es peatonal, el transporte público va un poco por libre y en cualquier caso no hay dónde aparcar. En cualquier oficina de turismo (hay varias diseminadas por la ciudad y una justo en la plaza de la estación de tren de Santa María Novella) os darán el mapa de forma gratuita y os indicarán las posibles rutas a seguir.

Si queréis ver todos los monumentos sin esperar las colas (que pueden llegar a las 2 horas) id a “Amici degli Uffizi” (http://www.amicidegliuffizi.it/become_a_member.aspx) La oficina está justo en frente de la entrada de los Uffizi, y tienen una tarjeta válida un año natural que os hacen al momento y permite entrar a todos los monumentos que pertenecen al ayuntamiento (el David, el palacio Pitti, los jardines de Bóboli, los Uffizi…) sin pagar la entrada y SIN ESPERAR LAS COLAS. La tarjeta cuesta 40€ para los menores de 26 años, 60 por adulto o 100€ por familia de 4 miembros (2 adultos y 2 niños menores de edad). Interesa si queréis ver la mayor parte pero tenéis poco tiempo o poca paciencia.

Sería imposible abarcar todo lo que merece la pena visitar en Florencia, sin embargo, lo que no podéis dejar de ver, por orden geográfico:

Florencia La capilla Medicea.

Se encuentra Junto a San Lorenzo, y varios miembros de la familia Médici fueron enterrados allí. La decoración es impresionante, en general no hay que esperar cola y merece la pena.

La escalera de Miguel Ángel en la Biblioteca Laurenziana

También junto a San Lorenzo. Incomprensiblemente no es demasiado conocida aparte de entre los arquitectos, lo que significa que no hay colas. Miguel Ángel la construyó en el siglo XVI y se conserva en perfecto estado.

El David de Miguel Ángel

En la Academia. Es la escultura principal y se nota. Hay una copia delante del Palazzo Vecchio, pero no tiene nada que ver. Lo ideal es llegar temprano, o aguantar la cola que generalmente da la vuelta a la manzana.

Florencia El Duomo

El monumento más reconocible de Florencia debido al mármol con el que está edificado, blanco verde y rosa. El baptisterio y la puerta son únicos en el mundo. Lo más típico: subir a la cúpula de Bruneleschi. Cuesta unos 6 euros, y no, no hay ascensor. Algunos prefieren subir al Campanile, pero la cúpula es más recomendable. No sólo es mundialmente famosa, si no que es algunos metros más alta que la torre, con lo cual las vistas son mejores. Para los que sean un poco más vagos, en la plaza de la República hay un centro comercial que se llama La Rinascente (tipo “El Corte Inglés”) Tiene una cafetería en la terraza de la última planta (7º piso, el ascensor sólo va hasta el 6º), un té cuesta 5 Euros, pero las vistas son más o menos las mismas, y si hace bueno se está muy bien al sol, con el Duomo a la espalda y la plaza a vuestros pies. Sin contar que los fumadores se ahorrarán el esfuerzo, y por el precio de la entrada, te tomas un café.

Florencia El Palazzo Vecchio.

Sede del ayuntamiento. Se encuentra en la Piazza delle Signoria junto a la galería de los Uffizi. No siempre está abierto al público y su horario es más restringido que el de los demás monumentos. Consta de dos patios interiores y de varias salas con obras de arte.

La galería de los Uffizi

Posiblemente la colección de arte más famosa del mundo. El Nacimiento de Venus, entre otras obras maestras, está expuesto aquí. Se necesitan varias horas en visita guiada para ver sólo las piezas fundamentales. Hay obras de Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rubens, Tiziano, Tintoretto, Rembrandt, Caravaggio, Goya…Las colas para visitas libres en temporada turística llegan a tardar 5 horas, por lo que, si no tenéis intención de reservar la visita con anterioridad, os recomiendo que os planteéis seriamente la posibilidad de conseguir la tarjeta de amigos de los Uffizi, que se hace frente a la entrada.

Florencia El Ponte Vecchio.

Es un puente donde se congregaron los joyeros, de forma que las joyerías ocupan la planta del puente y sobre estas se encuentran las casas. En las zonas del puente por las que se ve el río surgió la costumbre de que las parejas atasen candados como símbolo de esto y aquello. Los candados forman racimos que en ocasiones casi llegan a tocar el suelo. Sobre las casas pasa el famoso corredor Vasariano, construido por Giorgio Vasari para Cosme I de Médicis, para permitir que éste pasase del Palazzo Vecchio al Palacio Pitti sin salir a la calle, por seguridad. Como a Cosme I le molestaba el olor del Mercado que se encontraba debajo, mando trasladarlo y su lugar lo ocuparon las joyerías, que aún se mantienen. Es prácticamente imposible visitar el corredor Vasariano. Si estáis muy interesados, tratad de arreglar la visita desde España antes de ir, ya que sólo abre unos pocos días al año y hay muy pocas plazas. En las noches de verano grupos de músicos tocan para los turistas.

El Palazzo Pitti.

Es mucho más grande en tamaño que el Palazzo Vecchio. Es característica la plaza delantera, construida en pendiente a propósito para dificultar los ataques o las revueltas. En la parte de atrás del palacio se encuentran los jardines de Bóboli, excelente sitio para descansar de varios días de visitas.

Iglesias en Florencia

Quitando Santa Maria del Fiore (El Duomo) Florencia tiene algunas iglesias más que se pueden ver si hay tiempo: Santa María Novella, cerca de la estación, San Lorenzo, y la Santa Croce, con su patio interior.

Las mejores vistas de Florencia, sin duda, desde el Piazzale Michelangelo al atardecer.Desde ahí se toman las fotos en las que se ve el Arno, los puentes, y el Duomo al fondo. Podéis subir dando un paseo, aun que es un camino largo y cuesta arriba. Si no, el autobús nº 13 tarda unos diez minutos, y sale desde Corso dei Tintori, casi haciendo esquina con vía dei Benci.

EXCURSIONES desde Florencia

Cerca de Florencia, hay muchos pueblecitos o ciudades que vale la pena visitar:

Siena y San Giminiano:

Siena Si pretendéis ver los 2 en un día, es imprescindible alquilar un coche, ya que el transporte público está mal coordinado e incluye una parada obligatoria en un pueblo entre medias, de tal forma que siempre llegaréis allí 5 minutos después de que haya salido el autobús que correspondía, y teniendo que esperar 2 h para el siguiente.

Siena, famosa principalmente por la plaza donde se celebra la carrera del Palio. Los días soleados se llena de gente que se tumba a disfrutar del tiempo. También es conocida su catedral.

San Giminiano es un pueblo pequeñito, y lo más característico son sus aproximadamente 60 torres, que hacen que desde lejos el pueblo se dé un cierto aire a Mordor.

Pisa

¿Qué se puede decir? Torre de Pisa. Y poco más. Desde Florencia, en tren, se tarda una hora. En encontrar la torre, hacer la foto, y, los más entusiastas, visitar el Baptisterio, la plaza… máximo hora y media. Es triste pero poco más hay para ver. La ciudad es de lo más normal, con ese encanto que tienen todas las ciudades italianas pero nada espectacular.

Bolonia Bolonia

También a una hora en tren. Tiene el orgullo de ser la ciudad en la que se encuentra la universidad más antigua del mundo, fundada en torno al 1200, y que aún se conserva. Es una ciudad con encanto que se visita tranquilamente en un día.

Otras opciones

Lucca, Módena… siguen el mismo estilo. Mejor dejarlas por si sobra tiempo.

Para quien quiera ir a la playa, la más cercana se encuentra en Livorno.

Perugia

Se accede a la parte histórica mediante un funicular, y es famosa por su festival anual del chocolate. En 2009 fue del 16 al 25 de Octubre. Está más o menos a hora y media de Florencia en tren.

Venecia

Ligeramente más alejada está Venecia, a dónde se tarda unas 4 horas en llegar en tren o autobús. Lo ideal es ir a pasar la noche, ya que Venecia y la Isla de Murano se ven perfectamente en día y medio. Merece la pena verla si tenéis tiempo. Es una ciudad sorprendente, y puesto que se hunde visiblemente cada año, cuanto antes mejor.

Cuando sube mucho la marea o ha llovido abundantemente es frecuente que se inunde. En el mejor de los casos, el ayuntamiento instala unas pasarelas de madera a medio metro del suelo; en el peor, cierran ciertas zonas. Claramente, lo ideal es ir en Carnaval, época durante la cual se pasean por la ciudad ciudadanos vestidos con disfraces de época y la fiesta dura toda la noche.

GASTRONOMÍA del la toscana italiana

La comida en Florencia, como en toda Italia, es muy buena. Lo único con lo que hay que tener cuidado es con no acabar en el típico sitio “para guirirs”. Los sitios donde dan de comer pueden ser “trattorias”, “ristorantes”… Lo ideal son las trattorias por que generalmente son más baratas y más auténticas.

A la hora de comer hay que tener en cuenta que los italianos llevan un horario mucho más europeo, comen y cenan antes. En la mayoría de sitios podéis comer a partir de las 12; pero también cierran antes, así que tratad de ir temprano. La pizza es mucho más típica del sur de Italia, así que en los sitios más tradicionales no aparecerá en el menú, pero se compensa de sobra con la pasta, que es excelente.

Para las cenas, sugiero que aprovechéis una costumbre típica de esta parte de Italia: el Aperitivo. Básicamente consiste en un buffet libre, que comienza sobre las 19h, y durante el cual, si pedís una bebida, podéis serviros lo que queráis de los platos dispuestos sobre la barra. Dependiendo del sitio habrá mini tapas, ensaladas, pasta… lo mejor es que vayáis viendo, y si algún sitio os interesa, preguntad al camarero si hacen aperitivo. Al final os he recomendado un par de sitios, los que más variedad y cantidad ofrecían, pero todo es probar.

Salir de noche en Florencia

Los horarios para salir de fiesta tampoco se parecen en nada a los españoles obviamente. En general la gente sale sobre las 22h, ya que por ley, la mayoría de los bares tiene que cerrar sobre las 3 de la madrugada. En verano abren algunas discotecas geniales al aire libre al sur de la ciudad, pero son de difícil acceso sin coche. Durante el resto del año, lo mejor es salir de bares. Si no sabéis muy bien dónde ir, como en casi todas las ciudades os entregarán vales para copas al pasar por delante, lo mejor es ir probando o preguntar.

El botellón es bastante popular debido a la gran cantidad de Erasmus y estudiantes americanos y no es difícil encontrarse grupos bebiendo al pie del Duomo por las noches.

Sobre bares, para gustos los colores, sin embargo hay uno, conocido a través del boca-a-boca, llamado el Teatro Scribe. Está en Vía delle Seggiole, 8r. Abre de 22h a 3h. Es un bar de cócteles muy discreto. Se comenta que el nombre y el particular sistema de acceso se deben a un intento por parte de los dueños de beneficiarse de las leyes aplicables a los clubes privados. Por ello, para entrar hay que tener una “tarjeta de miembro” que cuesta sobre unos 2€ y te hacen en la misma puerta en un trozo de cartulina con un dibujo. La razón por la que es conocido: los cócteles son baratísimos, y durante las horas felices (creo que hay varias a lo largo de la noche) pides 3 cócteles x 10€ en total.

Guía de viaje a Florencia [Italia] – Capital de la Toscana
Deja tu voto!