Saltar al contenido

Guía de viaje a Tánger, la entrada a Marruecos desde Europa

22 junio, 2018
guia-viaje-tanger-1

El viaje a Tánger es bastante barato, sobre todo si eres de la provincia de Cádiz. En cualquier agencia de viaje puedes contratarlo por menos de 70 euros (Barco, traslados, hotel en régimen de alojamiento y desayuno), la mayorista se llama Luxotour.

Puedes elegir embarcar en los puertos de Algeciras o Tarifa, yo prefiero esta última, ya que tienes al lado del puerto un parking gratuito donde dejar el coche el fin de semana, concretamente llegando a la izquierda. Es importante tener en cuenta que tienen una o dos horas menos, según la época del año que vayas.

Un vez que llegas al puerto y aparcas el coche, te presentas en el mostrador de Luxotour. Allí te dan los billetes del barco y te diriges a la aduana, pasas tus maletas por el scanner y al barco. El viaje es corto, unos 30-45 minutos. Si eres fumador, puedes comprar tabaco y alcohol en el barco libre de impuestos, en Tánger vale bastante caras estas dos drogas.

Importante: en el barco, tienes que rellenar un cuestionario (yo lo coji en el puerto de Tarifa) y firmar el visado para luego poder salir del país, así que antes que nada vete a al ventanilla de los visados, está en la planta baja del barco, junto a la tienda. Allí se encuentra un solo marroquí firmando visados, así que si el barco va un poco lleno, puedes estar todo el viaje en la cola esperando para que te sellen el pasaporte. Cuando yo fui, el barco llegó y todavía había una cola de más de 50 personas esperando el dichoso sello.

Una vez allí, al salir del barco, hay un par de marroquíes gritando “Luxotour, Luxotour…”, ellos te preguntan el nombre y te llevan al hotel. En el hotel, te meten en un salón y te explican todas las excursiones, que podrán reservar a cualquier hora en una mesa instalada en el hall del Hotel.

Hotel barato en Tánger

Yo fui al Solazur, es de 3*, el más barato. Al llegar, encontrarás a numerosos marroquíes intentando venderte de todo. Había uno que vendía relojes de imitación, otro llaveros, un niño chicles y caramelos, si vas a comprar algo regatea todo lo que puedas que se lo sacas por menos de la mitad. El niño me ofreció chicles, llevaba una camiseta de propaganda en la mochila y se la dí, el niño se puso loco de contento, después vi como se la cambiaba a otro marroquí por 2 llaveros.

El hall del hotel es muy bonito, todo adornado tipo árabe con una escalera de caracol muy grande que te lleva a todas las habitaciones. La primera impresión es buena, hasta que llega a la habitación, antiquísimas, con las colchas típica de flores que tenía nuestras abuelas. Los baños muy antiguos también, el grifo de mi lavabo hacía un ruido tremendo cada vez que lo habría y la cisterna echaba un chorrito continuo que no dejaba dormir. Eso si, todo muy limpio y con vistas a toda la playa y el puerto.

Al tener alguna hora menos que en España, amanece muy pronto, sobre las 6 de la mañana, así que a esa hora empieza a asomar el sol en tu habitación, así es, porque no tiene persiana, sólo una cortina que precisamente no es muy oscura para no dejar pasar los rayos de sol, así que o te tapas la cabeza con la almohada o a levantarse y desayunar.

El desayuno es bastante simple, aunque es buffet libre. Colacao, café o zumo y bollería con mantequilla o mermelada. También había una señora haciendo unas tortas de masa frita, pero la verdad que no daba abasto, una vez conseguí coger un par de ellas. Tiene piscina bastante grande, pero fui en invierno y como que no se apetecía bañarte. En verano tienes la piscina pero no tienes aire acondicionado en las habitaciones, así que no se que es peor…

guia-viaje-tanger

Excursiones por Tánger

Para las compras, lo mejor es ir por tu cuenta, en 15 minutos estás en las zonas de compras. Saliendo del hotel Solazar, recorre el paseo marítimo y llegarás a una calle cuesta arriba, al final de esa calle ya comenzarás a ver las tiendas de ropa y complementos, todo falsificado y a muy buen precio, regatea todo lo que puedas. Hay unos puestos de zapatillas árabes muy chulas y baratas. Luego Puedes dirigirte al Boulevard Pasteur, está al lado, es la zona más comercial de la ciudad, está llena de tiendas de grandes marcas (todo falsificado) y en esta zona, frente al hotel Minhzar, hay una tienda muy famosa de perfumes falsificados y esencias, no está muy barato pero hay una gran variedad.

Eran muchas las que te ofertaban, entre ellas las de una cena con espectáculo árabe, danza del vientre, malabarismos y un grupo tocando acompañado por un menú de cuscus y otros platos típicos árabes, su precio era algo elevado y decidí no hacerla.

Por otro lado te ofertaban Asilah, un pueblo que está a una hora de Tánger, dicen que es el más bonito de la zona.

Yo compré una excursión que tenía el nombre de Tánger y la cueva de Hércules. En ella te llevan en autobús por la ciudad y alrededores, subes por el monte y ves los recintos fortificados de los grandes magnates árabes, auténticas mansiones custodiadas en la puerta por varios militares y empleados de vigilancia. Te enseñan el cabo Espartel, pico de costa donde supuestamente se juntan los dos mares, el atlántico y el mediterráneo. Luego te diriges a la cueva de Hercules parando antes en un terreno donde hay dromedarios donde por un euro, te montas en uno y te dan una pequeña vuelta por allí, cuando yo fui, todo el autobús se montó.

Finalmente llegas a la cueva, con una tienda en su interior y varios tenderetes fuera donde podrás regatear y sacar cositas baratas. Desde la cueva ves el mar y curiosamente, la forma que tiene la cueva en dirección al mar es la del mapa de África al revés, o por lo menos eso nos dijo la guía.

A la vuelta, el autobús te deja en el centro, donde el grupo junto a la guía, caminará por los zocos y tiendas, algo realmente impactante integrarte en el ambiente marroquí, visitarás tiendas de carnes, aceitunas, frutas, legumbres, especias y yo por mi cuenta fui a la lonja donde los pescadores vendían sus capturas del día.

Las especias es de lo mejor que podéis comprar, para hacer los pinchitos morunos, por un euro, te dan una buena bolsa de especias; la miel también muy barata comparada con el precio de aquí.

La guía te enseñará la mezquita, te llevará a una tienda. No compréis donde os diga la guía que vale todo más caro, se lleva comisiones y no se puede regatear. Id por vuestra cuenta a las tiendas y regatear todo lo que podáis. Finalmente te meten en una “farmacia”, ellos llaman farmacia a un lugar donde tienen todo tipo de utensilios e “inventos” para paliar cualquier problema: solución para ronquidos, pintura de ojos naturales, remedios para la calvicie, utensilios antiestrés, etc. El señor tiene una buena parla y no son caras las cosas, casi todos le compramos algo.

Otros Datos

Para comer, restaurantes hay muchos, pero limpios son pocos, aconsejo el Miami, es un restaurante de los que están en el paseo marítimo, uno de los que están al final, casi llegando al puerto, son de españoles y el servicio y la calidad es muy buena y no es caro. Tambien podéis comer en el restaurante Valencia, está en una de las calles perpendiculares al paseo marítimo, junto al Pizza Hut, dos calles hacia el puerto desde el hotel Solazur. Yo hice uno de los almuerzos en un bar detrás del hotel, es todo de pescados, pedimos una bandeja combinada que traía de todo y creo que costó menos de 20 euros. También podéis comer en el Mcdonald, está junto al hotel Minhzar, hotel que tiene una cafetería donde puedes tomar en el balcón con una panorámica de toda la bahía de Tánger.

Hay dos tipos de taxis, hay unos pequeños celestes que son mucho más baratos que los mercedes blancos grandes. Negocia el precio antes de montarte. Los taxis pequeños sólo dejan montarse a tres personas, pero de todas formas, sale más económico coger dos de los pequeños a uno de los grandes.

Es curioso la cantidad de marroquíes que están en la calle sin hacer nada, uno de los días me levanté a las 6 de la mañana (con eso de que la habitación no tiene persianas) y estaba toda la playa llena de jóvenes jugando al futbol, increíble, más de 15 partidos diferentes llegué a contar.

En el paseo marítimo había una pantalla gigante mostrando imágenes de Tom y Jerry, así es, dibujitos animados, mientras el paseo marítimo repleto de tangerinos pasando el tiempo viendo como el gato corre tras el ratón.

Los marroquíes no suelen beber en la calle, están todos los bares repletos de gente sentado con un té y comiendo frutos secos mirando a todo el que pasa, sobre todo a las mujeres, sus miradas son totalmente descaradas, así que si vas con tu novia y eres un poco celoso…

Webs de Interés

www.frs.es Aquí podrás conocer los horarios de las salidas de los barcos desde los puertos de Algeciras y Tarifa
www.luxotour.com Mayorista que realiza los viajes

Guía de viaje a Tánger, la entrada a Marruecos desde Europa
Deja tu voto!